30 noviembre 2007

Para mi abuelo José. Juan Silva

Ayer estuve en los encuentros de poesía de UNILCO-espacio nómada.

Transcribo un poema de la lectura. Autor: Juan Silva:

El levante fue su hermano
Entre compuertas y esteros
cuajó la sal en sus manos.
Curtido por tantas sales,
José aprendió temprano.

Cabellos de sal marina,
piel tostada por el sol
y el futuro en la retina.
Ese es mi abuelo José,
nacido en una salina.

2 comentarios:

bonhamled dijo...

Sal y vida.
No se porque pero el pasado tiene un tenue sabor a salado, con un toque de agrio y de amargo.
Si, el pasado recordado tiene un poco más de dulzor pero es conocido que es el antifaz que le pone nuestra memoria mejorada: sino sería imposible.

Buen poema y buena alegoría, enhorabuena.

eraser dijo...

A mi también me gustó...enhorabuena al autor ...también fue un acierto de nuestro jefe poético Daniel en unilco-espacio nómada.